Jubilación en Francia: ¿Cómo funciona la pensión de jubilación en Francia?

por | enero 5, 2020

Para muchos extranjeros, retirarse en Francia, puede resultar atractivo. El sistema de jubilación francés es algo complejo, comparándolo con los sistemas americanos o españoles.

Aunque se basan en los mismos principios, la pluralidad de sus regímenes y entidades gestoras puede generar un mejor beneficio para el jubilado. La pensión de jubilación en Francia se da en periodos transitorios, por lo que la edad y pensión de cada beneficiario está sujeto al año de nacimiento.

¿Cómo funciona la jubilación en francia?

En Francia, las personas se retiran luego de que hayan trabajado por al menos 40 horas y 42 años. Sin embargo, en algunas profesiones, la jubilación suele darse desde los 55 o 52 años. Trabajos en el área de transporte como conductores, mineros o trenes, están entre ellos. Además de existir varios programas de jubilación anticipada, las mujeres ganan dos años por cada niño.

Edad de jubilación en Francia

Edad legal de jubilación: 62 años

Edad legal de jubilación plena: 67 años

Por lo general, un trabajador no está obligado a retirarse cuando cumple los 62 años. Puede obtener un incremento al seguir laborando y obtener más liquidacion de la pensión de jubilación plena.

Obtener una jubilación anticipada  es posible, en los casos de discapacidad, problemas o demasiada vida laboral.

Base del sistema de reparto

El sistema de jubilación en Francia se basa en un sistema de reparto similar a otros.

La base del sistema de reparto funciona de forma solidaria, donde las actuales cotizaciones pagadas servirán para costear las pensiones de los jubilados del presente.

Los niveles de la pensión de jubilación en Francia

La pensión de jubilación francesa, se conforma de 3 niveles. La doble cotización en el sistema más común entre los franceses.

Pensión básica: La pensión de jubilación básica es la cotización que se paga mensualmente para asegurar una jubilación general o básica.

Pensión complementaria: La pensión complementaria es un extra de la primera. La gran mayoría de las personas están afiliadas a esta pensión. Esto resulta beneficioso al momento de solicitar la jubilación, pudiendo percibir dos ingresos. La pensión básica más la pensión complementaria.

Como mencionamos, el sistema de jubilación francés se caracteriza por su pluralidad, teniendo más de 35 entidades gestoras o administradoras de pensiones. Por esta razón, los trabajadores pueden optar por afiliarse a un sistema de pensión individual, junto a un sistema de ahorro colectivo.

La cuantía de la pensión

Los trabajadores que se jubilan en una edad legal a partir de los 62 años, pueden obtener el la totalidad de los beneficios. Estos alcanzan el 100% de la jubilación, siempre que cumplan con los requisitos de cotización.

En situaciones donde no se alcance los pagos mínimos requeridos, la cuantía de la jubilación va disminuyendo en relación con los trimestres no abonados.

En algunos casos es posible acceder a una jubilación total sin haber completado las cotizaciones. De esta manera, los trabajadores discapacitados, custodios de los hijos menores o adultos discapacitados, pueden demanda una plena jubilación.

A tener en cuenta para calcular una jubilación

La principal jubilación base es llamada pensión completa. Para calcularla debemos tener en cuenta lo siguiente:

La referencia de los salarios: Como referencia se toman los 2 mejores años de la cotización.

Tiempo de Trabajo: Se toman en cuenta el tiempo total de vida laboral y sus actividades, las cuales son fijadas en trimestres.

¿Cuánto es el mínimo o máximo de la pensión de jubilación?

En cualquier caso, la pensión completa no debe ser inferior a los pagos mínimos, entre 628 y 687 euros al mes. Además que no debe superar el 50% de la pensión máxima. Estos pueden variar, incluso llegando a cifras más altas, siempre que se haya aportado luego de la edad legal de jubilación.

La pensión de jubilación completa máxima  en Francia asciende a 1585 euros. Debemos tener en cuenta los subsidios que suelen adherirse a la pensión. Tales como el subsidio de Solidaridad con las Personas Mayores.

La pensión mínima siempre es atribuible a los trabajadores que realizan cotizaciones muy bajas, pero cumpliendo con los requisitos para acceder a una jubilación total.

Morir en Francia

Quizás no esté entre nuestros planes, pero siempre puede suceder. Si el pensionista fallece en Francia, ya no tendría problema alguno. Pero los hijos, cónyuges y herederos podrían tenerlo.

Algo que puede no ayudar mucho si se tiene gran parte del patrimonio y ahorro en Francia, es ver a un abogado de nuestro país. Por lo general, solo los notarios pueden administrar un patrimonio, pagar las cuotas, impuestos y realizar las labores con todas las formalidades del caso.

Aunque no es obligatorio, puede redactar sus beneficios en francés, escribiéndolo totalmente a mano.  Hacerlo ante un notario, garantiza su autenticidad en cualquier situación.

Retirarse en Francia y los impuestos

Establecerse en Francia de manera permanente lo convertiría en residente francés. Lo que lo haría un contribuyente en Francia. Claro, que pagara impuestos generales sobre los productos adquiridos, propiedades, sobre la renta, impuestos sobre la riqueza, entre otros.  Estos se dan en cualquier nivel y formas de ingresos. El pago de impuestos siempre está asociado con la residencia.

 

Consultar: Cleiss  Fr